Mi vocación

Las monjas jerónimas del Monasterio de Santa Maria de Refet, en Seró (Urgell), hemos creado este blog para ayudar en su discernimiento vocacional a chicas y mujeres jóvenes que sientan la llamada de Dios, para que cada persona pueda hallar su propio camino en la vida, el lugar que Dios tiene en Su plan para ella.

Pots adreçar-te a nosaltres en català.
You may speak to us in English.
Você pode falar com a gente em Português.
Si può parlare con noi in italiano.

Lorem ipsum

Cinco señales de que la vida religiosa podría ser adecuada para ti*

¿Puedes realmente esperar que Dios revele su voluntad para ti enviándote señales tangibles? Sea o no sea posible, a menudo los jóvenes hombres y mujeres esperan que Dios les muestre una señal obvia que confirme a dónde los está guiando. La sencilla verdad es que realmente no puedes calcular qué “señal” debería mandarte Dios exactamente, ni puedes esperar que Dios responda “en el momento preciso.”

No obstante, nuestra fe nos asegura que Dios siempre está comunicándonos su voluntad. El mensaje de Dios es coherente, seguro, e indiscutible. La carta a los Efesios resume las intenciones de Dios para nosotros: “Dios nos ha dado la sabiduría para comprender completamente el misterio, el plan a ser decretado en Cristo en la plenitud del tiempo: a reunir todas las cosas en una en Él, en los cielos y en la tierra” (1:9-10)

¡Ese es el plan! Y cada “señal que viene de Dios simplemente nos recuerda que finalmente nuestra vocación va a ser un medio para una unión duradera con Dios. Para que no estemos solos en este viaje, Jesús nos da al Espíritu Santo para guiarnos en el camino. De hecho, el Espíritu Santo nos enseña cómo leer las “señales” que nos indican la dirección correcta. Éstas son cinco de las “señales de tráfico” que he descubierto en el viaje de discernimiento.

1. Una paz incomparable
San Ignacio de Loyola enseña que su deseo y nuestra única opción deben ser esto: Yo deseo y yo elijo lo que mejor me conduzca a la vida de Dios que se profundiza en mi” (no. 23).
Dios no te llamaría a la vida religiosa consagrada y luego dejaría de revelarte de algún modo esa vocación. En vez de algún tipo de señal externa, la tradición ignaciana dice que una profunda paz interior es la señal más verdadera.
Una paz incomparable o, como dice Jesús, “una paz que el mundo no puede dar” (Juan 14:27), es la primera “señal” de que has encontrado la voluntad de Dios.

2. Tu deseo más profundo
La segunda señal está también integrada con la tradición espiritual ignaciana: tus propios deseos más profundos de hecho reflejan realmente los deseos más profundos de Dios para ti. Ignacio nos asegura que Dios ha puesto los deseos más profundos de Dios para nosotros dentro de nuestros propios corazones. Pregúntate: “¿Me sentiría desilusionado si Dios no me estuviese llamando a la vida religiosa?”

Para saber lo que realmente deseas, por otra parte, tienes que ir más allá de todos los mensajes culturales que te dicen qué “debería” hacerte feliz. Tal vez necesites ir más allá de las expectativas de tu familia en cuanto a quien “podrías” ser. A través del silencio y la oración, gradualmente vas a llegar a escuchar esa tranquila voz interior y, con la gracia de Dios, tendrás el valor de confiar en que estos profundos anhelos internos son realmente de Dios.

Es frecuente que al principio los hombres y mujeres llamados a la vida religiosa se resistan a las motivaciones de Dios. Aún San Pedro exclamó, “¡Déjame, Señor!” “¡Soy un pecador!” (Lucas 5:8). Sin embargo, si somos realmente honestos con nosotros mismos, hay una sutil atracción hacia esta vida. Nos sentimos inclinados a consagrarnos a Cristo, a la oración en común, a vivir en una comunidad de amor, y a dar testimonio del evangelio de manera radical. Mediante una buena dirección espiritual, oración y silencio, puedes llegar a dar nombre a tu más profundo deseo, que podría sencillamente ser dejar todo y responder a la invitación de Jesús, “sígueme” (Lucas 5:27).

3. Con Dios todo es posible
Otra “señal” de que Dios podría estar llamando a una persona a la vida religiosa es que paulatinamente lo imposible se vuelve posible. Si Dios te está llamando, ¿entonces no crees que te daría las gracias y dones necesarios para concretarlo? Sin embargo eso no significa que el camino está siempre perfectamente libre de asperezas. A veces existen obstáculos—algunos creados por nosotros mismos y algunos externos.

Cuando María le dio el “sí” a Dios en la Anunciación, claramente existían obstáculos para superar: qué decirle a José; cómo respondería la comunidad; la necesidad de registrarse para el censo. No obstante, para mostrarle a María que “nada es imposible para Dios” (Lucas 1:37), el ángel le dijo que aún su prima Isabel había concebido un niño en su vejez.

Nos maravillamos repetidamente cuando Dios aparentemente ha “movido montañas” en la vida de las personas a quienes llama.

4. Los demás lo pueden ver
Otra señal del camino es cuando otras personas ven la gracia de Dios en tu vida y afirman que realmente serías una maravillosa hermana o hermano religioso, o sacerdote. A menudo los candidatos desconfían de sus propios méritos. Si bien sabemos en nuestros corazones que Dios nos llama en nuestra debilidad humana, a veces racionalizamos las numerosas razones por las que no deberíamos ser llamados. Necesitamos dejar esta elección a Cristo y recordar que Jesús dijo que “no fuiste tú quien me eligió, sino yo que te escogí a ti” (Juan 15:16).

5. La alegría: la señal irrefutable
La señal más segura de todas es una alegría tangible que burbujea y se derrama en todos los aspectos de la vida. Cuando los jóvenes hombres y mujeres se abren a la voluntad de Dios y dicen su propio “fíat”—el “hágase tu voluntad” de María al ángel Gabriel—una alegría palpable parece emanar.

La propia plegaria de Jesús por sus discípulos fue que su “alegría estuviese en ellos y esa alegría fuese plena” (Juan 15:11). Dios no desea nada menos que la plenitud de la alegría para ti; por lo tanto la más clara de las señales es una profunda sensación de alegría que no puede ser contenida. ¡La alegría es claramente la más vívida de las señales de Dios!

¿Qué significa todo esto?
¿Realmente, Dios envía señales? Dios sigue enviándonos señales.Y todas las señales de Dios siguen apuntando a la misma realidad: “¡Estoy contigo! ¡Nunca te dejaré!”

Dios está constantemente comunicándonos su voluntad cada día de nuestras vidas: “para reunir todas las cosas en una en Cristo” (Efesios 1:10). Puedes estar seguro de que el plan de Dios se está desplegando a medida que experimentas una paz inquebrantable; descubres y confías en tus más profundos deseos; lo imposible súbitamente se vuelve posible; otros afirman la gracia de Dios en ti; y finalmente una alegría inconfundible te da esa señal reveladora: Dios está contigo.

fuente: https://vocationnetwork.org/articles/show/359?language_id=2&printer_friendly=1

Mi vocación: Sor Mª Trinitat

¡Hola! Mi nombre es Sor Mª Trinitat, soy monja jerónima; hace 31 años que entre en el Monasterio de San Matías, de Barcelona. Y sigo pensando que la vocación es el regalo más grande que me ha hecho el Señor.

Había vivido una infancia normal, si por normal entendemos en el seno de una familia trabajadora, creyente, más o menos practicante, y una educación humana y cristiana bastante aceptable. Pude acceder a estudios superiores: estudié Biología; después me concedieron una beca de la Generalitat y estuve 1 año en Inglaterra realizando la parte experimental de la Tesis doctoral.

Continua la lectura de Mi vocación: Sor Mª Trinitat

No estás sola: comienza a discernir tu vocación desde casa…

…y contáctanos por whats app

(textos en castellano, catalán e inglés)

Desde nuestras propias experiencias vocacionales y nuestra formación en discernimiento vocacional, nos gustaría orientarte, acompañarte y ayudarte con las inquietudes vocacionales que puedas tener hacia la vida contemplativa.

A través de este blog, puedes ponerte en contacto con nosotras directamente por correo electrónico. Puedes empezar un primer diálogo desde casa o tu lugar de trabajo o estudios, sin ningún compromiso y de manera totalmente confidencial. Y, más tarde, si lo deseas, puedes visitar el monasterio y entrevistarte con la persona con la Madre Mª Trinitat.

Whats app: 650815370

Email: mtrinitat@jeronimesurgell.cat

Continua la lectura de No estás sola: comienza a discernir tu vocación desde casa…